México: Un mundo en sí mismo

Cada viaje es un descubrimiento a la vez, y qué podría ser más emocionante que encontrar un mundo verdaderamente único. Un mundo que no podemos ni imaginar, un mundo lleno de experiencias, aventuras, sabores y aromas. Al menos, la nueva campaña turística de México promete tales descubrimientos que no se pueden comparar con nada, ya que no existe un mundo tan único en el planeta como México. Y quién podría ser mejor acompañante durante el descubrimiento de este mundo que Patricia Eversbusch, la Directora de la Oficina para Hungría del Consejo de Promoción Turística de México.

“Estoy seguro de que nunca volveré a México – dijo una vez Salvador Dalí según la leyenda – no necesito un país que sea más surrealista que mis propios cuadros”. El maestro de Figueras a su manera nuevamente dio en el clavo. No hay otro lugar en el mundo como México donde la descripción de los sabores es un verdadero desafío, donde el viajero se baña ante los ojos de los dioses de las culturas antiguas, donde las aguas cristalinas del mar están al alcance de los bosques intactos de mangrove,

donde la muerte es tan viva – como la vida misma.

“La pregunta no es si quieres conocer México, sino ¿qué tan lejos quieres llegar?” – repite el lema de la campaña Patricia Eversbusch, la Directora de la Oficina para Hungría del Consejo de Promoción Turística de México. Viendo las imágenes en el fondo, tenemos cada vez menos dudas, si hubiera alguno. “No es nuestro objetivo que los visitantes pasen el tiempo en su habitación del hotel, sino querríamos que descubrieran y experimentaran México” – dice.

“Por ejemplo, si vas a Tulum – que es el único de los pueblos mayas más antiguos construidos directamente en la playa –  no solo encuentras las impresionantes ruinas mayas, sino también puedes escuchar a los lugareños hablar en maya en el vecindario”. El verdadero descubrimiento es que los mayas no solo existen en los libros de historia, sino viven entre nosotros y son uno de nuestros patrimonios culturales más importantes, puesto que México es el país de las culturas vivas. Y hay que vivir, tocar, degustar, oler, entender México.”

La fiesta de los vivos y los muertos

Quien visita México en los últimos días de octubre, puede tener una experiencia única del mundo. “Aunque estemos conscientes de que la alegre celebración del día de los muertos en Europea puede parecer extraña, este es un buen ejemplo del surrealismo de México.” – dice Patricia Eversbusch. “Esta tradición tiene su origen antes de la conquista española, y su esencia se ha considerado intacta desde entonces. En algunos estados mexicanos, como Michoacán, es una experiencia increíble visitar un cementerio en estos días, ver y escuchar las multitudes, los montones de flores, las comidas y la música. El cuento de Disney no es exageración, muestra bien las tradiciones del día de los muertos.

Con este patrimonio cultural, a lo mejor no es tan sorprendente que los turistas pueden visitar 187 sitios arqueológicos altamente protegidos, así como que el país cuenta con 34 sitios del patrimonio mundial de la UNESCO. Con esto, México es el primero en América y el séptimo en el mundo, mientras que solo Italia y España están por delante en cuanto a la lista de países con mayor número de ciudades declaradas Patrimonio Mundial. Vayas donde vayas, te encontrarás con milagros.

“México es un destino súper diversificado, pero en sí mismo, esto no sería suficiente para que un país se ubique entre los diez primeros en la lista de la Organización Mundial del Turismo” – dice con una sonrisa Patricia Eversbusch. “En México, el idílico entorno natural y el patrimonio cultural se combinan con la infraestructura turística de primera clase. Somos una gran potencia del turismo, con comparaciones y experiencias históricas como las de Cancún, que fue uno de los centros turísticos más populares. Sabemos qué y cómo hacer, por lo que se nos considera como un punto de referencia en el turismo.”

‘Entre lo dicho y lo hecho, el camino es derecho’, según el proverbio español. Nosotros dudamos que sea tan simple. Tal vez por eso, la directora turística agrega rápidamente: Hay lugares glamorosos y naciones competitivas por todo el mundo. El secreto es cómo contar nuestra historia a los visitantes; que el viajero siempre sepa qué le espera en nuestro país. Sin embargo, nuestra nueva campaña muestra bien que la decisión siempre está en las manos del viajero: tú decides,

¿Qué tan lejos quieres llegar en el descubrimiento?

El Consejo de Promoción Turística de México no se arriesga mucho: ya que si alguien una vez conoce la diversidad mexicana, va a querer volver una y otra vez. Hasta un viaje a México de 2-3 semanas puede convertirse en un recuerdo en un instante – pero claro, inolvidable. “No es necesario decir que México ofrece muchos destinos turísticos”, dice Patricia Eversbusch. “México es un mundo único, como dice nuestro lema, por lo tanto podemos ofrecer nuevas experiencias siguiendo los deseos de los viajeros”.

La única pregunta es ¿qué desean los húngaros? En 2016, más de 6.500 turistas húngaros visitaron México, mostrando un aumento del 9,3 por ciento en comparación con el año anterior, mientras ese aumento acercó hasta 15 por ciento para el fin del año pasado. Los expertos mexicanos creen que esto aún está lejos de su punto máximo. “Estamos muy contentos, porque el mercado húngaro, como Europa Central, es importante para nosotros y confiamos en que podamos seguir desarrollándonos. Una de las cuestiones claves es la buena vinculación aérea, que lamentablemente muchos aún no conocen”.

La aerolínea alemana Condor por ejemplo también opera vuelos a Cancún desde varias ciudades de Alemania: desde Frankfurt, Múnich y Düsseldorf, podemos viajar con 8 vuelos semanales a la Riviera Maya, mientras que Puerto Vallarta, en la costa del Pacífico de México, está conectado a Europa por FinnAir con sede en Helsinki. Los turistas húngaros pueden viajar a la Ciudad de México a través de prácticamente cualquier aeropuerto continental más importante. “Es importante destacar que, a pesar de la distancia geográfica, se puede llegar cómodo sólo con un transbordo de Budapest a México. Por otra parte, por precios cada vez más accesibles.” – agrega Eversbusch.

Y si, pese a todo, el viaje resulta difícil, aparte de los patrimonios culturales únicos, más de 11,000 kilómetros de playas cristalinas darán la bienvenida a la gente que llegue con ganas de descansar a México. “Un amplio viaje mexicano de dos semanas es una combinación perfecta de vacaciones soleadas junto al mar y aventuras culturales, con excursiones de un día, sabores especiales e incluso descubrimientos subacuáticos para entusiastas del buceo. En México sólo depende de ti que organices las vacaciones de tus sueños.”  

Quizás no sea exageración el lema: México es un mundo en sí mismo – hasta para realizar nuestros sueños.